Martes, 24 Octubre 2017 18:41

1° Modelo de Naciones Unidas Destacado

Escrito por Voluntarios de OAJNU Uruguay
(10 votos)

Día tras día al encender la televisión, leer el periódico o navegar por internet nos encontramos con una inmensa cantidad de noticias recientes respecto a las problemáticas mundiales que nos rodean. Uno llega a cansarse de leer una y otra vez los mismos titulares respecto a las catástrofes mundiales, las injusticias sociales, las tensiones que existen entre diversos países y también las amenazas de unos a otros que nos llevan incluso a sentir miedo por la estabilidad de la seguridad mundial.


Uno como joven se pregunta, ¿qué puedo hacer? ¿cómo puedo comprender de manera crítica la real dimensión de todo lo que está sucediendo? ¿acaso ya no tiene importancia el respeto y la resolución de controversias a través del diálogo y la paz?

El pasado 19 y 20 de agosto del 2017 más de 200 participantes de diferentes instituciones educativas de Uruguay se encontraron en la Intendencia Municipal de Montevideo teniendo como objetivo responder estas preguntas.

En este 1° Modelo de Naciones Unidas de OAJNU Uruguay contamos con la presencia de estudiantes del Centro Juvenil Lamistá, Colegio y Liceo Clara Jackson de Heber, Colegio y Liceo Latinoamericano, Instituto Preuniversitario Salesiano Juan XXIII, Colegio Santa Rita Agustinos, Colegio La Mennais, Colegio y Liceo Mariano, Liceo n° 1 de San Carlos Monseñor Mariano Soler, Preuniversitario Ciudad de San Felipe, Instituto Geselliano, Instituto María Auxiliadora, Liceo n° 1 de Young Mario W. Long, Liceo Logosófico Carlos Bernardo González Pecotche, Colegio y Liceo Español Cervantes y del Liceo Departamental de Colonia Prof. Juan L. Perrou.

Según Diego Sasiaín (coordinador del 1° Modelo de Naciones Unidas de OAJNU Uruguay) este proyecto es “altamente recomendable para jóvenes de 15 a 18 años que estén convencidos que el cambio es posible y que a través del diálogo y el consenso el mundo puede ser mejor” agregando que el mismo “promueve el intercambio, la negociación y la posibilidad de concretar acuerdos en las divergencias logrando que los jóvenes miren el mundo desde otra óptica”.
Federico Olascuaga (docente de Historia en el Liceo n° 1 de San Carlos) sostiene que instancias como estas “desmienten el discurso pesimista y retrógrado del mundo adulto que, en forma empecinada, sostiene que los jóvenes no se comprometen y que nada les interesa”.


Con las divisiones correspondientes de los órganos de las Naciones Unidas, los participantes debatieron respecto a problemáticas mundiales latentes hoy en día durante varias horas teniendo como objetivo, además de representar al país que les correspondía, aprender y concientizarse sobre estas temáticas. Elisa Sica (alumna del Colegio Español Cervantes) asegura que “al participar en un Modelo de Naciones Unidas se te da la oportunidad de pararte frente a un montón de posturas diferentes y ver realmente los intereses y los argumentos de los distintos países” lo cual permite entender en carne propia lo que está sucediendo.

 

Durante estos días se logró convocar a jóvenes de diferentes contextos sociales y educativos; tanto del interior del país como de la capital y tanto de enseñanza pública como privada. Por su parte, Alexis Rey (alumno del Liceo Departamental de Colonia), considera que “es una actividad fundamental para proporcionarle a los jóvenes las herramientas para conocer el mundo en el que viven, para involucrarse y ser parte, además de ir generando poco a poco ese compromiso social tan perdido y tan necesario en la actualidad”.

 

Si bien el proceso de organización de este proyecto fue largo y cansador, también fue sumamente gratificante. “A lo largo de los dos días que se llevó a cabo sentí alegría, emoción y muchísimo orgullo por pertenecer a un grupo de voluntarios comprometidos con la educación y la sociedad”, nos cuenta Diego Sasiaín, “personalmente, el proyecto significa mucho para mí y no me imaginaba que, después de 4 años de mi primera participación en un Modelo de Naciones Unidas de OAJNU, se pudiera realizar este proyecto en la sede de Uruguay y sentir lo mismo que sentí el año en que participé; no cabe duda que fue un sueño cumplido”.
Dentro del grupo de voluntarios encontramos varios que ya hace tiempo forman parte de la Organización y otros que por primera vez vivieron el proyecto desde el otro lado, como es el caso de Micaela Sciuto. “Cuando participé el año pasado de mi primer y único Modelo de Naciones Unidas, me quedé con ganas de más y la manera que encontré de aportar al proyecto fue unirme como voluntaria; por supuesto que se vive de una manera muy distinta, el rol es otro, pero la emoción es la misma”.


Para nuestra alegría, el proyecto recibió muy buenas críticas por parte de los protagonistas. “En esta instancia sentí que con mi voz ayudaba, que no era una mera observadora más, y aprendí que trabajando en conjunto se logran grandes cosas” nos cuenta Ana de Abreu (alumna del Colegio y Liceo Mariano) agregando que “el Modelo logró que, como jóvenes, hayamos tomado conciencia de lo que sucede más allá de nuestra vida cotidiana para así poder tomar una postura reflexiva respecto a las diferentes problemáticas. Personalmente, entré de una manera y salí de otra por esas puertas; incorporé algo que no sabía que me faltaba.”

Los docentes que asistieron quedaron impresionados por el nivel demostrado en esos días y afirman que es necesaria la continuidad de proyectos de este estilo ya que, así como nos comenta Mariángeles Antoni (docente de Geografía en el Colegio y Liceo Clara Jackson de Heber y en el Colegio La Mennais), “conjugan la formación de los jóvenes sobre la realidad internacional con la adquisición de valores y habilidades que trascienden la educación formal” así como también “es más que crecimiento académico porque los desafía constantemente; los enfrenta a frustraciones y enojos que irán superando mientras van ganando confianza en sí mismos, confianza que los hará sentir que pueden ser verdaderos "agentes de cambio" y transformar de a poquito la realidad que los rodea”. Federico Olascuaga afirma que este proyecto “merece ser generalizado y aplicado en los más diversos ámbitos educativos. Mediante el mismo los jóvenes adquieren roles y tienen la necesidad de incorporar la investigación a sus vidas, es decir, sustituyen certezas por dudas. Se hace necesario ponerse en el lugar de otros y aceptar que ser tolerante en un mundo multicultural es una actitud fundamental.” Nos reconforta saber que también se trató de una experiencia de aprendizaje para ellos como tutores y que este rol significó principalmente aceptar que los jóvenes también son verdaderos maestros.


Agradecemos profundamente a la Intendencia Municipal de Montevideo por darnos la oportunidad de utilizar sus instalaciones, al Ministerio de Educación y Cultura por declarar nuestro proyecto de interés educativo y al Instituto Nacional de la Juventud por brindarles alojamiento a participantes del interior.

También extendemos el agradecimiento a los padres y docentes que confiaron en nosotros y, por supuesto, a los protagonistas de este 1° Modelo de Naciones Unidas de OAJNU Uruguay; a todos los estudiantes que se prepararon por varios meses y participaron de forma excelente durante esos días. Los felicitamos por la forma en que se desenvolvieron en su rol y les pedimos que nunca pierdan las ganas de luchar por el cambio, por sus sueños y por la paz.

 


¡Los esperamos a todos el año que viene!

 

Les dejamos un video con los mejores momentos del MNU:

 

Visto 1078 veces Modificado por última vez en Lunes, 30 Octubre 2017 22:13
Inicia sesión para enviar comentarios