Lunes, 18 Julio 2016 00:47

#22AÑOS DE INJUSTICIA: 22 AÑOS DE TERRORISMO IMPUNE EN LA ARGENTINA.

Escrito por
(0 votos)

Es necesario comenzar con lo más actual y por qué no lo más grave, este atentado terrorista luego de 22 años de ejecutado no cuenta con sentencia condenatoria, prácticamente no cuenta con ningún tipo de sentencia, con ningún detenido, sí decenas de sospechosos, y la investigación judicial y diplomática sobre los mismos o se encuentra paralizada o avanza lentamente, cargando así esta causa con el peso de la injusticia, la ignorancia de la sociedad y la corrupción de funcionarios públicos.

Una fuerte explosión, seguida por un gigantesco hongo de humo y polvo, destruyó 85 vidas, 85 historias, 85 familias.

El lunes 18 de julio de 1994, a las 9:53 de la mañana, una camioneta Trafic cargada de explosivos atentó contra la Asociación Mutual Judía Israelita Argentina, dejando 85 muertos y más de 300 heridos. Y eso es todo lo que, con certeza, se puede contar. Al menos en los papeles, eso es todo.

Del resto, veintidós años después, nada se sabe. No hay nombres, datos precisos, y mucho menos justicia.

Similitudes, ¿coincidencias?: ambos hechos, tanto el ataque terrorista a la Embajada de Israel (1992), como a la Asociación Mutual Israelita Argentina (AMIA) se sucedieron en la Ciudad de Bs. As. con solo dos años de diferencia; en ambos se atacó a la comunidad judío-argentina, CABA es uno de los lugares con mayor población de judíos en el mundo; se usaron explosivos, en ambos fueron “coche bombas”; en ambos se investiga una conexión local es decir que funcionarios del gobierno y civiles argentinos fueron parte o dejaron que esta masacre ocurriera; se cree que el grupo terrorista de origen iraní “Hezbollah” es autor intelectual, en total murieron 114 personas, cientos de heridos y sobrevivientes; por esos años genero terror en la sociedad argentina por lo frágil y expuesta que quedo interna e internacionalmente. Se quiso generar ignorancia, olvido y desinformación; en ambas es sospechoso el ex presidente argentino –Menem- que gobernaba en aquel entonces, y en la “Causa AMIA” el mismo está acusado de encubrimiento.

Declara la comunidad judía que el “Caso AMIA” fue el peor atentado contra los judíos luego del, nada más y nada menos, holocausto, de esto no somos plenamente conscientes de que sucedió aquí en nuestras tierras, en la capital del país. Desde nuestra historia nacional y erigiendo un paralelismo creo también que es la peor masacre de argentinos inocentes, de familias, de niños, de judíos y cristianos, desde el terrorismo de Estado de los ’70, y esto son muy pocos los que lo dicen o lo traen en reflexión.

Las sentencias condenatorias a estas personas que marcan como mojón de terror y resurgimiento de la historia, generan un cambio político radical, como sucedió con el Juicio a las Juntas Militares.

Sí al menos desde el arco y movimiento político nacional y continental puede generarse un antes y un después, un punto de llegada y de partida, solo desde aunque sea la mirada de hacer política, estos juicios más sus sentencias ya son importantes, como el resultado de un análisis histórico vivido. Por ello es importante juzgar a los políticos, a los Representantes, y a civiles, que estuvieron directa o indirectamente involucrados en el caso “AMIA”, tanto a los de Argentina, Irán e Israel, o aunque sea a nuestros nacionales. Nos merecemos como sociedad poder frenar, investigar y juzgar el poder y abuso político, no debemos perder como sociedad el freno y contrapeso que puede significar, que como República debemos tener como herramientas de ciudadanos libres que somos.

No se trata de “juicios políticos”, ya que es claro que en todos estos casos hay abuso del poder político, y del comportamiento (y sus excepciones) previsto por la Constitución Nacional para el normal y adecuado ejercicio de funciones públicas. Este tipo de causas y sus sentencias, cuyos delitos considero lesionan a la humanidad, como “deber ser” y “ser”, pienso que tienen que ser y tender hacia la verdad completa de nuestra historia. Pero aun debemos ir mas allá, y entender que además con una sentencia no basta, sino también con educación, seguridad pública y con conocimientos sobre nuestra historia y formación como país, ello lo logramos con aplicación de políticas de Estado.

No se alcanza la Memoria, Verdad y Justicia merecidas luego de vivencias, situaciones y sistemas que generaron espanto en la sociedad como el que analizo, colocando trabas judiciales, creando campañas políticas sucias y de desprestigio o desarticulación. Como sociedad (nacional y global) democrática, republicana y seria que pretendemos ser necesitamos respuestas, a través de decisiones, sanar heridas, utilizar y servirnos de nuestro sistema legal. Como sociedad golpeada necesitamos de este instrumento -sentencia dentro de un debido proceso legal art. 18 C. N.- para que evite que en el futuro actos terroristas internacionales y locales de esta índole ni de ninguna otra puedan volver a cometerse, es este último el sentido que quiero darle a “sentencia o condena ejemplar”, respetando las garantías constitucionales de todos, de los ciudadanos y también de los acusados y sospechosos. Creo que es una manera civilizada de frenar la extensión actual del terror que hoy persiste con más pulso que nunca.

¿Será Justicia?

Marcelo Nieto Martínez 

Visto 178 veces
Inicia sesión para enviar comentarios